Piensa y haz algo. Por ti, por todos.

No me consideraba una persona de entrar en guerras. De hecho, evito discutir siempre que puedo. Huyo de los conflictos y las batallas. Así soy, como tantos otros. Sólo quiero vivir en paz, tranquilo. “Que no me calienten la cabeza”. “Esto a mi no me afecta”. Pero la realidad te impacta y las gotas van colmando el vaso. Un vaso que, como dicen corresponde a mi generación, es un poco despreocupado, pero termina por derramarse.

Comenzó a gotear ya hace años, con una absurda guerra de intereses de otros. Culminación de la arrogancia en mayúsculas de nuestro entonces Presidente Aznar. Incontables víctimas olvidadas. Tanto allí como aquí.

En esa época empezó también a gotear en mi vaso otra iniciativa de, supongo, otro “iluminado”. El plan Bolonia. Por segunda vez en mi corta historia como elector, por supuesto sin tenernos en cuenta lo más mínimo, tomaban una decisión unilateral. Modificaban nuestra base (o la que debiera ser nuestra base) de futuro: la enseñanza superior. En mi caso, mi universidad empezaba a modificar la gestión de la  asistencia a clase. Pasaba a ser obligatoria. Olvídate de trabajar por las mañanas/tardes. De hecho, olvídate de trabajar. Si no te la puedes pagar, no es nuestro problema. De hecho, olvídate de estudiar.

Pero aún así, todo iba bastante bien. La gente podía trabajar. Podías ir al banco y hacerte una hipoteca a 40 años al 120%. Cap problema. Cómo la vayas a pagar da igual. Nosotros la cobraremos sí o sí :). Todo era prosperidad maloliente, pero bueno. Cuándo pete, ya veremos.

Mientras, dos grupos se hacían fuertes. Dos grupos que podríamos llamar Los Intocables: políticos y banqueros. Intocables porque después de la crisis no han perdido absolutamente nada. Intocables porque son parte incuestionable del problema y simplemente están por encima de todos nosotros. Intocables porque son fuerzas decisivas y culpables en haber llegado a esta situación. Intocables unos, por negarse a asumir las culpas y aplicarse a ellos mismos esas medidas de austeridad y recortes. Intocables otros, porque jugaron impunemente con las vidas de miles de personas sabiendo que ellos nunca perderían.

Escucha estas palabras

corrupción urbanística, cohecho (sobornos), prevaricación

y piensa en a quién votas.

No somos hooligans. Somos personas. Y nos están estafando. Todos ellos. Piénsalo antes de dejar que siga pasando. Es hora de reaccionar.

Es hora de dejar de mirar hacia otro lado.

Es hora de exigir responsabilidades y no pagar por los errores de otros.

Es hora de salir a la calle y decirles “NO. No os queremos.”

Es hora de movilizarse y creer en que es posible hacer las cosas mejor.

Es hora de buscar ALTERNATIVAS a las fuerzas políticas que se alternan el poder en esta partitocracia absurda, riéndose de nosotros.

Es hora de que no nos engañen más.

Es hora de dejar de ver canales de TV y periódicos que nos deforman o ocultan la realidad.

Es hora de dar un golpe encima de la mesa.

La población entera los sustenta. Eso somos. Merecemos un respeto.

http://www.nolesvotes.com/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s