Mi posición para las elecciones del 21D

Decidme iluso porque tengo una ilusión.

Ilusión de vivir en una tierra dónde la gente pueda relacionarse con normalidad.

Dónde nadie se considere con estúpidas superioridades morales por pensar o sentir de una manera o otra.

Dónde las banderas suelan estar guardaditas y no lo justifiquen casi todo.

Dónde la democracia no significa imponer, sino consensuar.

Dónde lo único que se haga de forma unilateral sea cuidar de los más desfavorecidos.

Dónde los medios no fomenten el odio inflados y mantenidos artificalmente a través de subvenciones públicas.

Dónde no se apunte con el dedo al que piensa diferente.

Dónde no hayan “jugadas maestras”, ni “zascas” ni “líderes y maestros” de pacotilla.

Dónde algunos no provoquen al extremo y luego se hagan las víctimas.

Dónde no se busque la uniformidad borreguil azuzando lemas pseudonazis, simplones y totalitarios, sino que se fomenten la crítica, la autocrítica y el análisis sensato.

Dónde puedas ver la tele pública sin pensar “a ver de qué manera me van a engañar ésta vez”.

Dónde puedas votar a quién quieras y tener los amigos que te de la gana porque a ellos les da igual eso.

Dónde las empresas no se vayan, y dentro de ellas no se formen grupitos de gente para hablar en voz baja.

Dónde los grupitos de Whatsapp mantengan sus miembros indefinidamente, porque nadie se sienta ofendido.

Dónde los políticos se dediquen a negociar, a consensuar y a tirar adelante proyectos que incluyan a todos y mejoren nuestras vidas, sin engañar ni fomentar odios interesados.

Dónde puedas irte de cena con la familia o los amigos y sepas que no existe un tema que no se pueda hablar si se hace desde el respeto.

Dónde por querer éstas cosas tan sensatas no te insulten ni te menosprecien.

Os imagináis ese mundo? Yo sí. Ese mundo existía. No hace tanto de eso. Pongamos que a un “procés” de años de distancia. Obviamente con la responsabilidad compartida con el PP/PsoE, los grandes artífices de todo éste desastre del todo vale para mantener un President convergent, no han hecho ni un atisbo de autocrítica. No sienten el más mínimo remordimiento. Se presentan promulgando continuar con sus mismas estrategias:

  • dinamitar la cohesión social
  • engañar sin complejos
  • prometer cosas imposibles
  • omitir una parte de la realidad, negar otra parte y simplificar el resto
  • someter a una parte de la población a la voluntad de la otra
  • plantear todo en una dicotomía odiosa -> “ellos” vs “nosotros” / “dolents” / “bons”
  • o lo que es peor, no explicar qué piensan hacer ni cómo ni quién, cosa que ya me parece el colmo

Pero ojo, tampoco quiero demagogos liberales ni extremistas del otro lado, populistas ni listillos que se suben al carro del caballo “ganador” haciendo malabares.

Obviamente tampoco quiero incoherentes peligrosos que un día dicen una cosa y al dia siguiente la contraria. 

No quiero un nuevo gobierno de radicales ni de insensatos, quiero un gobierno que gobierne (por fin porque ya toca) para todos. Por eso ésta vez por descarte, votaré a Iceta. Perdi mi confianza en els Comuns en el momento en que continuaron con su ambigüedad en los momentos críticos. Espero que ellos también hagan autocrítica algún dia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s